Comunicado 1º de Mayo de la Sección Sindical- CNT VESTAS

COMUNICADO 1º DE MAYO

 

En silencio, los días siguen sumando uno detrás de otro, para poder dar lugar a repetir todas las fechas del calendario. Así año tras año, nuestras vidas pasan. Hoy es uno de mayo otra vez, testigo de ese avance impávido de las agujas del reloj. Y llegamos a esta fecha con ganas de que ésta sea reivindicativa y real, lejos de lo virtual y del activismo cómodo desde un sofá. Intentando romper con las nuevas formas de ser y estar que para lo único que sirven es para no existir.
Tiempos de silencio, al calor del rebaño, buscando cobijo en falsos perfiles o avatares de enredados sociales donde la mentira, la felicidad y el morder carrillos a la vez que lanzas un beso es lo que manda.
Tiempos de color gris en el pensamiento, donde la razón de las mayorías nos aplasta y la libertad es un güiñapo que entendemos sólo nos queda para fines de semana.
Tiempos donde ciudadanos podemos ser populares y obreros, de políticos alineados que ya no se salen de la norma y aceptan el capital como germen de donde se nutre y fundamentan los Estados, las relaciones personales y las comerciales.
Tiempos chungos, muy chungos para el ser humano en este amago de sociedad, donde no tiene cabida la vida. Huérfanos de solidaridad y moribundos: cada uno dueño de su precariedad, náufragos todos alejados de todos. Cada uno en su pequeña isla con su trapo de colores atado al extremo de un palo, con sus muros coronados de espino, sus tótems, sus prohibiciones y también la blancura inmaculada de sus valores.
Hoy cualquier objeto, persona o servicio no vale nada: todo se compra y se puede disponer de él, haciendo mercancía del árbol caído y del hombre enfermo, poniendo precio a casi todo y quitándole valor al acto de compartir, ayudar o colaborar.
En las fábricas los obreros ya no piensan en como acabar con los ricos, ni con los amos, ahora incluso se atreven a soñar con la “posibilidad” de poder llegar a ser otro millonario más. Por la cabeza del obrero no pasa el cómo acabar con la desigualdad. Sin dudarlo contribuye y aporta su pequeño granito de arena para que la balanza acabe siempre por vencer del lado de los que nos aprietan. Lo importante hoy es solo medrar, pasar por encima de quien haga falta, dejar los escrúpulos a un lado y si un compañero cae es porque se lo merece. Cumplir el sueño, acabar a la cabeza de un monopolio comercial, ser corruptor de corruptos y pasarte por el forro de los cojones los derechos de aquellos que cómo tú se ganan la vida laburando.
Esta ecuación no estaría completa sin los dueños de las mordazas, los que recortan miserias y derechos, los que lanzan pelotas de goma y reparten mamporros o los que condenan y ejecutan sentencias con carnet o preferencias de partido político. Estos son los que hacen que lo de Franco acabará al final siendo una Democracia encubierta (o al menos así lo acaban ellos pensando). Siguen siendo los mismos pero ahora aún peor que entonces. Son los vencedores que siguen aplastando a vencidos después de tantos años, los que no dejan que salgan al aire huesos (o lo que queda de ellos) para no remover rencores ni odios que ya pasaron. Son los buenos, los de peineta, mantilla y bandera a media asta en los cuarteles en Jueves Santo. Los que van a misa, comulgan y rezan piadosamente a la Virgen del Rocío por todos los que necesitan un trabajo.
En último lugar, una pequeña reseña sobre el lugar en el que trabajo: Una “maravillosa” fábrica de molinos en el pueblo de Villadangos. No traigo datos, ni cifras, ni os sé decir el valor de las acciones de nuestra empresa en bolsa. Tampoco traigo una bonita infografia, con fotografías y bonito colorido. Lo único que os puedo asegurar (y sé) es que antes de que acabe Agosto llegaremos a un final de ciclo en la producción y con ello llegarán cambios a la fábrica. Como cualquier multinacional, ésta también es un organismo vivo que nace, crece, se reproduce y para cuando ya encuentra mejores horizontes “vuela” y muere como unidad localizada en determinado lugar para poder seguir existiendo en otra ubicación mucho más ventajosa. Subastas a la baja, fábricas satélite en países donde se han comprometido la construcción de parques eólicos, guerra de aranceles, portes elevados, la lejanía de un puerto geográfico y el final de la fabricación de uno de los productos en nuestra planta marcan el momento actual. Manpower ETT se afianza con fuerza como suministro de mano de obra ahora más que nunca. En un futuro próximo (y actualmente) es la garantía para lograr precios y tiempos en los trabajadores añorados por nuestra querida empresa desde siempre. Pero no todo es culpa ajena, nosotros también hemos dejado hacer: vimos como se reducían los tiempos en la producción y el número de trabajadores. También fuimos permisivos frente a sanciones y a un sistema de mando jerarquizado con puestos y tareas a medida para los más obedientes y sumisos. Dividieron para vencer claro está. Es lo mismo que estábamos hablando antes: O apostamos por la solidaridad, la unidad y el apoyo entre iguales o estamos jodidos, cosa que aunque así sea lo más seguro es que también nos toque perder. Sin quererlo es nuestro momento: debemos organizarnos, estar unidos y pelear. Aunque desconocemos el futuro real y quizás todo esto solo esté pasando en nuestras cabezas. Y a pesar de que sólo sea paranoia, ahora con más razón que nunca. Apesar de un posible final muy cercano y que igual lo más realista es empezar en pensar en otra cosa y en otro lugar. Lo importante es estar alerta y acotar el miedo, poner sonido a todo este silencio y ir a cuchillo contra el egoísmo que nos hace tan débiles y vulnerables. Es el momento de apostar por la vida y dar la cara (todos y cada uno), hacernos fuertes y caminar para la acción sindical…
¡VIVA LA CNT!
¡VIVA EL 1 DE MAYO!

La sección sindical CNT-VESTAS presenta: Mesa debate alrededor del Conflicto Laboral

La sección sindical CNT-VESTAS presenta: Mesa debate alrededor del conflicto laboral y modos de intentar resolverlo.

¿CUÁL ES TU PAPEL Y EL DEL SINDICATO, LLEGADO EL MOMENTO…? Te emplean, surge el conflicto, te organizas… ¡ACTÚAS!

Día 24 Marzo, a las 11:30h en la sede del sindicato CNT-León.

Mesa Debate alrededor delMesa debate alrededor del conflicto laboral y modos de intentar resolverlo.

 

MESA DEBATE DE CNT- VESTAS. “VACÚNATE CONTRA EL DESPIDO”, ACCIONES DE DEFENSA CONTRA EL DESPIDO.

La Sección Sindical de CNT- Vestas, planteamos una Mesa-Debate abordando un tema, de sobras conocido por todos, como es el despido.

Abrimos esta mesa-debate en busca de respuestas y formas de defensa y actuación…

¿Qué es un despido? ¿Cuándo y cómo se produce? ¿Cómo debo actuar? ¿Cuales son las consecuencias personales tras sufrir un despido? ¿Existe algún modo de actuación frente al despido?

Te invitamos a participar en el debate, porque tu palabra es importante.
Te esperamos el próximo 10 de junio, a las 12:00 h. en el local del Sindicato CNT-León, en la calle Fruela II, nº9, León.

¡Participa!

TALLER PARA LA FORMACIÓN Y LA DEFENSA LABORAL/SINDICAL

La sección sindical de CNT- Vestas  organiza una jornada de puertas abiertas contra la precariedad laboral.

El Sábado 11 de Febrero, a las 12:00hrs

¡APÚNTATE!

DEFIENDE LO TUYO Y PARTICIPA.

76b23e6c-f33d-4063-90de-52b3cf1d403e

LA ZANAHORIA Y EL BURRO. ¡QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!

Antes al menos había una zanahoria. El burro que éramos, el asno en que nos quisieron convertir veía, salivando, una golosina ante su escaso campo visual. Siempre estaba a la misma distancia, un par de palmos por delante de los ojos nerviosos. Era inalcanzable, la muy cabrona. Mira que corrías y hacías cabriolas. Siempre, la distancia, era exactamente la misma. Tu sudor por cuenta ajena, tus afanes, los sapos que tragabas a pares, los desvelos, la renuncia a tener una vida propia, la disponibilidad sí o sí, los cambios de planes en los que tú no participabas pero sí sufrías día tras día, no hacían que la puta golosina se acercase ni un milímetro. En mi caso particular, la consecuencia clara fue muy simple: NO ACEPTES GOLOSINAS DE QUIEN SOLO TIENE PARA DARTE DE COMER COSAS AMARGAS. Nunca tuvo intención de dártelas, y si algún día se le escapa alguna, ten por seguro que no saborearás nada dulce cuando te lo lleves a la boca. En unos tiempos de los que ya casi nadie se acuerda, la fuerza del trabajo, aquella que tenía aún conciencia de lo que era, hacía frente como un solo hombre. Las máximas latinas dívide et ímpera, «divide y domina», divide et vinces, divide ut imperes y divide ut regnes, fueron utilizados por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón. Ya veis de qué personajes hablamos. Al dinero de los tiempos actuales, entendiendo el DINERO como la forma última, primordial y casi exclusiva (si exceptuamos la superchería de las religiones) de poder, le van realmente bien los consejos de los viejos conquistadores. De los militares históricos inmortalizados en cuadros y bustos de mármol. Hay a mi cargo una masa de trabajadores que ha conquistado con los años alguna pírrica victoria en cuanto a derechos laborales. Se duerme en los laureles y cada vez pide más. Algo que amenaza mi ventajoso margen en un complejo mundo extremadamente global. Fabrico lo mismo en España que en Polonia, y se lo vendo al cliente al mismo precio, pero por el coste de un obrero español contrato a cuatro en Polonia. Y eso no me gusta. Mi herramienta es precarizar a una nueva casta (no tan nueva, en realidad. Las empresas de trabajo temporal llegaron a España en el año 1994, de la mano de Felipe González, esa persona que ejerce el socialismo más puro desde la cubierta de su yate con un buen puro en la boca). Necesito que mis obreros sepan que hay otros obreros que viven peor que ellos. Así, a mi obrero le va a quedar claro que, si no se porta bien, puede llegar a convertirse en un paria de la clase trabajadora. Pocas veces se llegó a conclusiones tan perversas y, lo peor, tan efectivas. Es un matonismo de guante blanco. No hay cargas callejeras con botes de humo. No hay detenciones de líderes sindicales. No hay mártires. Hay una masa dormida que ha recibido la anestesia de los mantras repetidos hasta el infinito. Esos que, a mí, particularmente, me provocan la náusea: “ES LO QUE HAY”. “QUE NO VAYAMOS A PEOR”. Mantras infames de feligreses miedosos a la salida de misa. Con la diferencia de que son hombres y mujeres jóvenes. Con sangre en las venas. Pero no parecen tener ganas de usarla. Vamos a los casos reales. Representante sindical apercibido por otro compañero. Hay que hacer algo para mejorar la situación de los trabajadores eventuales en esta empresa. La respuesta, realmente, para enmarcar: NO TE METAS EN ESE JARDÍN. MIENTRAS HAYA TRABAJADORES EVENTUALES DE ETT, NO NOS HACEN UN ERE. No me digáis que el empresario no estará contento si oye eso. Si yo fuera uno de ellos, estaría riéndome del comité de empresa una semana como mínimo. Y hay que hablar de esa cosa tan farragosa e indefinible que son LOS PICOS DE PRODUCCIÓN. Viene muy al caso comentarlo, porque nos venden otra vez material muy defectuoso. No olvidéis que los contratos temporales eventuales por circunstancias de la producción no son algo exótico a nuestro alrededor. Junto con los de obra y servicio, sumaron el 81% de todos los contratos laborales que se celebraron 2016. Poca broma, ¿no? El contrato eventual está pensado para situaciones en las que se produce un incremento de actividad imprevisto y temporal en las empresas. Entendemos entonces que una empresa que tiene una plantilla de cien personas de forma indefinida y TODOS LOS AÑOS contrata entre febrero y noviembre a otras doscientas no debería acogerse a esta forma de contratación, ¿verdad? Pues todos, por desgracia, sabemos que lo hacen. De forma completamente impune. Ya sé que la ley les ampara. Os pido ahora que analicéis despacio la doble vertiente de esta circunstancia. De un lado va el refuerzo positivo (absolutamente envenenado) que recibe el trabajador indefinido de la empresa. “Hay otros que están peor que yo”. “Más me vale portarme bien o mira cómo puedo terminar”. De otro lado va el empleado eventual, con sus orejeras y su zanahoria reluciente ante sus ojos. “Mi objetivo ha de ser llegar a ser uno de ellos”. “Me tengo que olvidar del compañerismo. Mis compañeros son mis rivales. Si ha de quedar uno, que sea yo”. Sin hacer prácticamente nada, el empresario optimiza sus costes al máximo mientras desmoviliza a ambos ejércitos, por seguir con el símil napoleónico. Que se maten entre ellos, pensará. Y lo hace de forma acertada. Oí como un representante de la empresa decía a un grupo desmotivado de trabajadores que a él le daba igual si quien fabricaba un producto era un eventual o un indefinido. Él quería el producto perfecto. Esa es otra forma de ceguera. Una voluntaria. De ahí se pasa a que te dé igual que tu camiseta la cosa un niño indio. Así solo te cuesta tres euros. Hemos mejorado los canales de comunicación. Se usa el whatsapp para decirte cuando empiezas. Cuando terminas. Quirúrgico y aséptico. Pero la imagen corporativa de la empresa para la que subtrabajas y la de la ETT para la que realmente lo haces son relucientes, llenas de rostros de felicidad. Jóvenes rebosantes de ilusión y con miradas de futuro. Todo el futuro que te quepa en una semana en la que encadenas tres contratos. Aún hay más risas. Al final te hacen una encuesta de satisfacción. Su última vuelta de tuerca ha sido, por supuesto, retirarle la zanahoria al burro. Ya ni siquiera muestran el premio falso, como antes. No les hace falta. El burro ya no piensa en golosinas. Se conforma con mal comer. Llegando al capítulo de las conclusiones, porque esto podría ser eterno, os diría que hacen todo lo que hacen porque estamos muy dormidos y llevan décadas pillándonos desprevenidos. Eso no dice nada bueno de todos nosotros. La crítica contundente y sin miramientos hacia ellos ha de ir acompañada de una autocrítica igual de rigurosa. Yo de ellos nunca esperé nada en absoluto. Nada que no tuviésemos que arrebatarles. De nosotros, en el hipotético caso de que aún exista ese nosotros y tengamos claro lo que somos, espero mucho, mucho más.